Preguntas frecuentes en la mediación

Intentamos responder a las preguntas y dudas más comunes de la mediación.

Si aún sigues con dudas, siempre puedes mandarnos un mensaje en nuestra zona de contacto.

¿Qué es la mediación?

La mediación es un método de resolver conflictos, cuya finalidad es llegar a un acuerdo entre partes. Una de las ventajas es evitar llegar a la instancia judicial. Puede estar formada por dos o más personas. Hay que tener en cuenta que si ya se está en un proceso judicial se para por completo.

Los principios de la mediación son: la confidencialidad, la voluntariedad, el diálogo y la comunicación entre las mismas, la imparcialidad del mediador y la neutralidad del mismo frente a la materia a tratar.

¿Se puede parar un juicio?

Sí. No es que pueda, es que la mediación para el proceso judicial. Una de las partes se pone en contacto con un mediador y a continuación, el mediador, se presenta en los juzgados. En ese momento se hace una «pausa» del proceso judicial hasta que se llegue (o no) a un acuerdo con la mediación.

Si se llega a un acuerdo, el juicio se da por cancelado y la resolución es lo acordado por las partes. Si no se llega a un acuerdo, el proceso de mediación se acaba y continúa el juicio.

El juez siempre verá bien que una parte (o ambas) hayan intentando llegar a un acuerdoRecordar que en el proceso judicial no son las partes, si no el juez quien determina la resolución, de ahí que se aconseje que «más vale un mal acuerdo que un buen juicio«.

¿Quién puede solicitar una mediación?

Cualquier persona puede solicitar una mediación. Habiendo un conflicto que se quiere solucionar, la mediación es la solución sencilla. Ya bien sea una de las partes, o ambas. Dado que cada caso es distinto, el mediador analizará si una mediación es viable y, de ser así, se podrá iniciar el proceso.

¿Cuántas sesiones dura la mediación?

No hay número fijo. Lo normal ronda de cuatro a cinco sesiones, siempre y cuando ambas partes ponen desde el principio de su parte. Hay que tener en cuenta la parte humana, que es que cada uno elige lo que está dispuesto a hacer.  Hay casos inclusive, que si lo único que quieren es una tercera parte (el mediador), para hacer un acuerdo legal, llegan incluso a durar 1 sesión únicamente.

¿Cuánto dura una mediación?

Una mediación dura poco tiempo. Dependiendo de la complejidad, puede durar desde un par de semanas, hasta unos meses en el caso de las situaciones más complejas y la posición de las partes. Nosotros contabilizamos desde la primera sesión, hasta la finalización real de la mediación, es decir, cuando ambas partes firman el acuerdo de la finalización de mediación.

Aún en el caso que más tiempo llevara, cuando lo comparamos con el tiempo que transcurre en un proceso judicial, contratación de abogado, último intento de reconciliación con la otra parte, contratar un procurador, poner la demanda, ir a juicio y esperar una sentencia… Claramente se ve una diferencia sustancial entre uno y otro.

Con la mediación tardarías muchísimo menos, sabrías con certeza que vas a obtener un resultado más favorable (a diferencia de un juicio, que nunca sabes cómo acabaría) y económicamente hablando, saldría mucho más barato.

¿Tengo que llevar a un abogado a la mediación?

Durante una mediación, sólo se necesitan a el mediador y a las partes. Es lo único e indispensable. Una mediación nunca usa un procurador y respecto al abogado, no, no es obligatorio. Hay casos en los que una parte, o ambas, han venido con uno, en la primera sesión, dado que en la primera cita sí se puede, pero en las consiguientes sesiones no.

Diferencias entre mediación y arbitraje

En el arbitraje, el resultado se determina de conformidad con una norma objetiva, la ley aplicable. El árbitro se basa en la ley y obliga a las partes mediante la decisión tomada por éste. En la mediación, cualquier resultado se determina por voluntad de las partes.

Por consiguiente, al decidir acerca de un resultado, las partes toman en cuenta únicamente sus motivaciones e intereses. Por ello, se dice con frecuencia que la mediación es un procedimiento basado en intereses, mientras que el arbitraje es un procedimiento basado en derechos.

Resumen:

  • Arbitraje sólo se fija en la ley. Tienes que tener la ley de tu parte y que el árbitro lo considere.
  • Mediación: Se basa en intereses. A pesar de que el acuerdo tiene que ser obviamente en base a la ley, no se tienen en cuenta los «errores» de cada uno, si no lo que quiere cada uno.

Habiendo llegado a un acuerdo y elevándolo a escritura pública, se equipara a una sentencia judicial. Es un contrato firmado, que da beneficios a ambas partes, dado que ha sido voluntario y no impuesto por un juez. Aunque no haya sido un proceso judicial, eso no quita en absoluto, su completa legalidad.

Juicio o mediación

Si nos centramos sólo en uno de los interesados,

Juicio

  • Contratación y pago de un abogado (al 100%).
  • Contratación y pago de un procurador (al 100%).
  • Procesos previos al juicio.
  • Espera de juicio.
  • Juicio (con o sin audiencia previa, etc).
  • Sentencia (La marca el juez y puede ser o no favorable).

Mediación

  • Contratación y pago de la mediación al 50%*.
  • Mediación.
  • Finalización de la mediación (El acuerdo es marcado por las dos partes).

*salvo casos en los que una parte quiera pagar el 100%

¿Es obligatorio llegar a un acuerdo?

Tanto las partes, como el mediador, pueden finalizar en cualquier momento la mediación. Es voluntaria, con el extra de que es completamente confidencial, salvo que una o ambas partes decidan que sea de conocimiento público. Además, la mediación no obliga a perder el derecho de ir a juicio. Es decir que, si no hay un acuerdo, se puede continuar por la vía judicial.

Se utiliza el camino de la mediación para que ambas partes consigan un beneficio mutuo. Ya bien sea por ahorrarse gastos que saben que les tocaría pagar, indemnizaciones que podrían llegar o no a pasar, largos tiempos de espera, etc.

La incertidumbre en un juicio es una cosa que siempre se va a mantener. Es el juez, con las pruebas que se aporten y por cómo interprete la ley, quien decide el resultado. En la mediación, son las partes afectadas quien eligen el resultado.

Consultas privadas durante la mediación

Una consulta privada es una reunión en la que sólo una de las partes se reúne con el mediador. En primer lugar, aclarar que no está ligado a un momento exacto. Puede ser:

  • Antes de empezar la mediación

  • O durante la mediación

Se hablará del tema que se considere relevante y con el fin de informar al mediador Lo hablado durante la consulta es siempre privado. No obstante, si la parte solicitante quiere, puede ser conocido.

¿Aún con dudas?

Qué es la mediación

Si quieres, puedes enviarnos un mensaje y explicarnos tus dudas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies